Mamá/Ima [אמא]


Intérpretes: Ilai Botner y Yaldei Hachutz (“Los niños de afuera”)

Síguelos en Facebook aquí

Dale clic a “play” ⏯ para disfrutar de la canción.

Y recuerda que puedes estudiar hebreo gratis conmigo aquí.

אמא

[ima]

Mamá

תראי איך שהזמן חולף

[tir’i ech shehazman cholef]

mira cómo pasa el tiempo

בחוץ הטרקטור העייף

[bachutz hatráktor ha’ayef]

afuera el viejo tractor*

אוסף את הכותנה

[osef et hakutnah]

recoge el algodón

היי אמא

[hey ima]

oye, mamá

שנים שלא נישקת אותי

[shanim shelo nishakt oti]

hace años que no me besas

שנים שלא חיבקת אותי

[shanim shelo chibakt oti]

hace años que no me abrazas

הבטחת שאת נשארת

[hivtacht she’at nish’eret]

prometiste que te quedarías

וכמו יורדת שמש מעלינו מלמעלה

[uchmo yoredet shemesh me’aleinu milema’la]

y como cae el sol frente a nosotros desde arriba

רק שתשאיר אותנו יום נוסף עוד לילה

[rak shetash’ir otanu yom nosaf od laila]

que solo nos deje un día extra, una noche más

וכמו הרוח שתנשוב אל תום ימינו

[uchmo haruach shetinshov el tom yameinu]

y como el viento que soplará al final de nuestros días

מה ישאר בסוף חיינו

[ma yisha’er besof chayeinu]

que quedará al final de nuestras vidas

רק אהבה

[rak ahavah]

solo amor

אמא

[ima]

mamá

בבית הילדים עכשיו חשוך כל כך

[bevet hayeladim achshav chashuch kol kach]

en la casa de los niños** está tan oscuro ahora

ואיש שם לא שמע איך שבכיתי לך

[ve’ish sham lo shama’ ech shebachiti lach]

y allá nadie oyó cómo te lloré

הבטחת שאת חוזרת

[hivtacht she’at chozeret]

prometiste que volverías

היי אמא

[hey ima]

oye, mamá

יכולתי להרגיש אשם

[yacholti lehargish ashem]

pude sentirme culpable

שנים חולפות עדיין לא מצאתי שם

[shanim cholfot adain lo matz’ati shem]

han pasado años aún no encuentro nombre

למלחמה שלנו

[lamilchama shelanu]

a nuestra guerra

וכמו יורדת שמש מעלינו מלמעלה

[uchmo yoredet shemesh me’aleinu milema’la]

y como cae el sol frente a nosotros desde arriba

רק שתשאיר אותנו יום נוסף עוד לילה

[rak shetash’ir otanu yom nosaf od laila]

que solo nos deje un día extra, una noche más

וכמו הרוח שתנשוב אל תום ימינו

[uchmo haruach shetinshov el tom yameinu]

y como el viento que soplará al final de nuestros días

מה ישאר בסוף חיינו

[ma yisha’er besof chayeinu]

que quedará al final de nuestras vidas

רק אהבה

[rak ahavah]

solo amor

אמא

[ima]

אין כעס רק סליחה ודי

[en ka’as rak slicha vedai]

no hay rabia, solo “perdón” y ya

עוד פעם אחרונה אולי

[od pa’am achronah ulai]

una vez más quizá

הגיע זמן ללכת

[higia zman lalechet]

llegó el tiempo de partir

אמא

[ima]

Mamá

תראי איך שהזמן חולף

[tir’i ech shehazman cholef]

mira cómo pasa el tiempo

בחוץ הטרקטור העייף

[bachutz hatraktor he’ayef]

afuera el viejo tractor

אוסף את הכותנה

[osef et hakutna]

recoge el algodón

*Este paisaje es típico de los kibbutz de Israel. ¿Qué es un kibbutz?

“Un kibutz (palabra derivada del hebreo que significa “grupo”, “unión”) es, dicho de una forma más sencilla, una organización muy parecida a una chacra cooperativa – con grandes diferencias, claro-. La producción es conjunta, su estructura contempla a todos los miembros y a sus familiares. Con el tiempo, los kibbutzim (si, el plural es así) adaptaron varios de sus métodos e instalaciones para acompañar la modernización social y económica de Israel, pero sin perder la esencia de la sociedad, de compartir. El movimiento de los kibbutzim nació a principios del siglo 20, cuando jóvenes familias judías provenientes del este Europeo, llegaron con ideales de fortalecimiento de la identidad nacional, a su propia tierra de origen, aliados a la experiencia en el trabajo rural. Esos fueron los primeros kibutznikim (los miembros de un kibutz)”. Lee más aquí.

**La casa de los niños era un lugar típico de los primeros kibutzim, donde la crianza de los pequeños era colectiva y no de cada familia: “Saben que creció en la casa de niños del kibutz, donde las madres dejaban a sus bebés a los tres días de parir y donde los cuidadores criaban a todos los niños del kibutz por turnos durante las noches. Por las tardes eran los padres los que se ocupaban de sus hijos. Los recuerdos de la infancia de Dori, como los de muchos niños del kibutz, son memorias de una niñez feliz. “A mí me encantaba. Podía enredar y jugar toda la noche. Si teníamos algún problema, había un interfono para llamar a los cuidadores”. Crecieron niños independientes, muy capaces de relacionarse con su entorno, aseguran los defensores del modelo”. Sigue leyendo aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s